viernes, 5 de enero de 2018

QUIERO CONTARLE A LA LUNA







Quiero susurrarle a la luna que
tengo un niño en la cuna,
pero para llegar a ella tengo
que atravesar un puente de cristal.
 Mejor Le diré a los ángeles azules  
que en sus alas lleven estos versos
y que así le cuenten que hay alguien,
a quien dará  su beso de plata.
En su frente de armiño quedara
impregnada su refulgente luz,
placido dormirá  todas las noches,
violines angelicales lo mecerán
nada turbara su dulce sueño.
Porque Dios en sus dos manos
me lo esconderá de todo mal,
rondas sigilosas le cantare y con
premura su corazón cuidare.
 Y en su pecho la flor de la paz será
 el broche de oro que se perpetuara.




miércoles, 9 de octubre de 2013

A MARGARITA DE DEBAYLE



Margarita, está linda la mar,
y el viento
lleva esencia sutil de azahar;
yo siento
en el alma una alondra cantar:
tu acento.
Margarita, te voy a contar
un cuento.

Éste era un rey que tenía
un palacio de diamantes,
una tienda hecha del día
y un rebaño de elefantes,

un kiosko de malaquita,
un gran manto de tisú,
y una gentil princesita,
tan bonita,
Margarita,
tan bonita como tú.

Una tarde la princesa
vió una estrella aparecer;
la princesa era traviesa
y la quiso ir a coger.

La quería para hacerla
decorar un prendedor,
con un verso y una perla,
y una pluma y una flor.

Las princesas primorosas
se parecen mucho a ti:
cortan lirios, cortan rosas,
cortan astros. Son así.

Pues se fué la niña bella,
bajo el cielo y sobre el mar,
a cortar la blanca estrella
que la hacía suspirar.

Y siguió camino arriba,
por la luna y más allá;
mas lo malo es que ella iba
sin permiso del papá.

Cuando estuvo ya de vuelta
de los parques del Señor,
se miraba toda envuelta
en un dulce resplandor.

Y el rey dijo: "¿Qué te has hecho?
Te he buscado y no te hallé;
y ¿qué tienes en el pecho,
que encendido se te ve?"

La princesa no mentía.
Y así, dijo la verdad:
"Fuí a cortar la estrella mía
a la azul inmensidad."

Y el rey clama: "¿No te he dicho
que el azul no hay que tocar?
¡Qué locura! ¡Qué capricho!
El Señor se va a enojar."

Y dice ella: "No hubo intento;
yo me fuí no sé por qué;
por las olas y en el viento
fuí a la estrella y la corté."

Y el papá dice enojado:
"Un castigo has de tener:
vuelve al cielo, y lo robado
vas ahora a devolver."

La princesa se entristece
por su dulce flor de luz,
cuando entonces aparece
sonriendo el Buen Jesús.

Y así dice: "En mis campiñas
esa rosa le ofrecí:
son mis flores de las niñas
que al soñar piensan en mí."

Viste el rey ropas brillantes,
y luego hace desfilar
cuatrocientos elefantes
a la orilla de la mar.

La princesita está bella,
pues ya tiene el prendedor
en que lucen, con la estrella,
verso, perla, pluma y flor.

Margarita, está linda la mar,
y el viento
lleva esencia sutil de azahar:
tu aliento.

Ya que lejos de mí vas a estar,
guarda, niña, un gentil pensamiento
al que un día te quiso contar
un cuento.


Ruben dario

jueves, 3 de octubre de 2013

HUERFANOS




En la esquina de
un portal canta un niño
por necesidad,
el hambre y la sed lo
hacen trabajar.

Sus pequeños pies
descalzos y dañados,
buscan donde reposar.

Un perro flaco y pulgoso,
lo ama de verdad,
fielmente lo acompaña,
bajo sol y lluvia… juntos,
pasan penas.

En una banca agrietada
su cuerpo grácil envuelve
con plásticos y cartones,
a un lado su amigo de
cuatro patas,
Así pasan la noche
en una lúgubre plaza.




sábado, 28 de septiembre de 2013

LA CASA DE VIDRIO

 



Puerta de cristal el día,
pared de cristal el aire,
techo de cristal el cielo…
¡Dios hizo mi casa grande!

Ventanas de maravilla
sobre escondidos lugares:
el sendero de las hadas
y el camino de los ángeles.

Cuelgan las enredaderas
sus cortinas de volantes;
la hierba fina es alfombra
de mariposas fugaces.

El agua clara del río
cuaja un puente de diamante;
hay libélulas de nácar
y pececillos de esmalte.

Risa y canto se persiguen
en giros de juego y baile.
¡Columpio del alborozo
entre los gajos fragantes!

Palabra limpia y sencilla
como la flor del lenguaje;
regazo de ternura
donde las lágrimas caen.

Trigo de la espiga nueva
para harinas celestiales;
amor que leche se vuelve
en el pecho de la madre.

¡Mi casa es casa bendita,
todo en ella vive y cabe,
y puedo mirar a Dios
a través de sus cristales!

Claudia Lars.

viernes, 27 de septiembre de 2013

ALGUNOS NIÑOS PRODIGIOS



Wolfgang Amadeus Mozart – Compositor a los seis años de edad

A la edad de tres años, Wolfgang Mozart tocaba el clavicordio y a los seis años de edad ya habia escrito su primera composición musical. Esto fue seguido por la primera sinfonía a la edad de ocho años y la ópera a los 12.
Talentos musicales del compositor legendario fueron descubiertos rápidamente, poco después de su nacimiento en Salzburgo, Austria en 1756.
A los 5 años de edad, Mozart hizo una presentación en la Universidad de Salzburg con su piano y en la corte imperial de Viena el próximo año. A la edad de 14 años, partió a Italia para convertirse en un compositor de ópera.
Murió a la edad de 35 años y dejó más de 600 piezas compuestas.



Nacido en Dublín, Irlanda en 1805, William Rowan Hamilton demostró sus capacidades intelectuales a una edad temprana, el dominio del latín, griego y hebreo a la edad de cinco años.
A la edad de 13 años el futuro matemático ya sabía 13 idiomas diferentes, incluyendo el sánscrito, el persa, italiano, árabe, siríaco y dialectos indígenas. A la edad de 15 años, Hamilton habia encontrado errores en el estudio de las obras del matemático francés Pierre-Simon, marqués de Laplace.
Fue nombrado profesor de Astronomía, director del Observatorio de Dunsink y elAstrónomo Real de Irlanda, mientras él todavía estaba estudiando como estudiante universitario. Sus mayores contribuciones incluye una teoría de la dinámica y los cuaterniones, un método utilizado para el espacio tridimensional en las matemáticas.
Matemático más grande de Irlanda, fue nombrado caballero en 1835 y murió en 1865.

William Rowan Hamilton – Multilinguistico a la edad de cinco años







En 1999, a los diez años Gregory Smith recibió una beca de cuatro años de Randolph-Macon College valor aproximado de $ 70.000. El joven finalmente se graduó con una licenciatura en Ciencias en Matemáticas y menores de edad en la historia y la biología.
Dos años más tarde, Smith añadió reunión con Bill Clinton y Mikhail Gorbachev, hablando en frente de las Naciones Unidas, y de ser nominado para el Premio Nobel de la Paz a su lista de logros de la vida.
Smith ha sido nominado para el Premio Nobel de la Paz en tres ocasiones desde entonces por su labor humanitaria en Timor Oriental, Sao Paulo, Ruanda y Kenia.
Como un joven de 16 años de edad, Smith ingresó en la Universidad de Virginia para estudiar doctorados en matemáticas, la ingeniería aeroespacial, las relaciones internacionales y la investigación biomédica.
Gregory Smith – El genio nominado al premio de la paz a los 12 años







sábado, 21 de septiembre de 2013

EL LIBRO DE CUENTOS

 
  Este era un libro                                                                     
de cuentos,
que lloraba en la
esquina de una mesa.

Los niños reunidos,
cantaban rondas y
comían caramelos;
saltando más inquietos.

El más chico se acerco
buscando un balón,
cuando escucho, que lo
 llamaban por su nombre.

¡Carlitos acércate!
¡Por favor! ¡Por favor!
curioso, miraba a su alrededor
y no había alguien cerca.

¡Aquí! ¡Aquí en la mesa!
¡Estoy en la mesa!
con tremendo asombro,
pregunto…tú hablas?

Si  yooo…yooo…yooo…
sollozando el libro respondió,
hablooo… y también canto.

Estas llorando?
pregunto Carlitos,
es que… es que…es que…
me han olvidado.

Los niños no quieren divertirse
conmigo, cuando puedo llevarlos
 a viajar lejos muy lejos,
soñando, cantando, bailando y más.

¡Sí! Es cierto eso?
Pregunto otra vez Carlitos
¡Claro que sí!
dijo: el libro.

Inténtalo y veras,
el niño lo tomo, lo abrió mientras
el libro reía y decía, despacio,
despacio que me haces cosquillas.

Conejillos de pascua
y ardillas eran sus guías,
en un carruaje de plata
empezo su recorrido.

Primorosas abejitas
lo detuvieron,
 para endulzarle el camino,
 con un poco de miel.

Con alegría las mariposas,
sus alitas de cristal batían
ante el maravillado niño.

Con tonos delicados
y plumas brillantes, un colibrí
le cantaba,
mientras avanzaba.

Por un instante cerró los ojos,
pensando en todo lo que
se había perdido.

Entre flores y arroyuelos
encontró unas letras doradas,
que decían,
la obediencia es el principio
de la sabiduría.

Tu amigo, el libro siempre
será buena compañía,
y si quieres que te lo vuelva a
contar, cuenta hasta tres
y volvemos a empezar.








domingo, 15 de septiembre de 2013

CANTEMOS









Cangrejito, cangrejito,
que caminas de ladito
cántame quedito
en la ribera de tu mar,
si eres de agua dulce,
regálame
el susurro del viento.

Con tus ojos saltones
y afiladas tenazas,
inventemos cuentos de ensueño
de hadas y dragones,
volando bajo el celeste cielo.

Cantando de alegría,
encaminados
a Morfeo en el regazo materno,
los niños tendrán… mágicos sueños.